viernes, 10 de junio de 2011

Mi nuevo blog

Hola a todos:

Este es el último post que voy a publicar en este blog (ahora sí :P).

He creado otro sitio, más acorde con mi situación actual y mi forma de pensar y obrar. Y quiero compartir el link con ustedes porque creo que un poco de luz entre la tanta oscuridad que emana de los blogs que visitaba y otros que no conozco pero ahí están, podría hacer la diferencia.

No voy a volver a motivar a nadie sin poner el ejemplo en mi vida. No voy a volver a repetirles frases clichés porque no creo que las entiendan, así como yo no lo hacía. Voy a dar razones y experiencias objetivas y factibles para demostrar a lo que me refiero.

Es por eso que los invito, a todos, a visitar mi nuevo hogar:





Nos vemos ahí :)

miércoles, 25 de mayo de 2011

¿Quieres saber qué hay al otro lado de la moneda?

En la página 1 Espejo, 1000 ventanas, de la Fundación ABB (España), puedes encontrar testimonios de lo que pasa durante y después de un tratamiento contra el TCA.


Nada pierdes echando un vistazo ;) (Y ganas un montón).


miércoles, 30 de marzo de 2011

De la muerte de una princesa y el nacimiento de una reina (He vuelto)


No era esta la forma en que quería volver a escribir. Quería volver de una manera triunfante, contarle al mundo entero de mis logros y lo bien que me va. Hoy, sin embargo, me inunda una sensación de que algo anda mal, como un mal presentimiento, y me remonto a lo que soñé esta noche.

Que estaba en un edificio, que fue mi casa entre 1998-2000 (época crucial en mi vida, cuando detonó el divorcio de mis padres y mi trastorno alimenticio), y subía y bajaba por el ascensor con mis papás, cogiéndole a cada uno d sus manos. Sentía esa tensión en el ambiente típica d la época, no sabía si mis papás estaban juntos o no, yo me veía pequeña y mis hermanos revoloteaban x ahí. Yo sólo pensaba en vomitar lo que había cenado.

Es q ayer fui a cenar Makis con Laro.

Y como no hago ejercicios más q lo mínimo cuando voy a mis clases d yoga o de baile, me siento “descuidada” y me remuerde la conciencia x no estar haciendo nada por cuidarme.

Creo q he tenido, otra vez, q sentirme mal para activar la alarma y ponerme a escribir para desahogarme y organizar mis ideas. Porque desde que me dieron de alta no lo hago.



SÍ, ME DIERON DE ALTA. El primero de marzo me sorprendieron con la noticia. Pensaba contarlo con lujo de detalles, pero una vez más mi tendencia postergadora pudo más, y preferí vivir en el mundo real que ponerme a actualizar.

Es cierto q me hace mucho bien vivir en el mundo real. Pero tb necesito escribir. Es algo tan mío! Me ayuda tanto a despejar mi cabeza y conocerme, q no sé x q lo dejo tan de lado. Detesto esa tendencia evitativa, pero más aún detesto el no hacer mucho por darle la contra.


Creo q me he confiado en mi posición de “chica recuperada”. De “yo puedo sola, he superado este problema así q la vida de ahora en adelante me será fácil”. No es tanto así. Por momentos lo es, y me mantengo contenta y animada. Tengo muchas razones para estarlo, las puedo enumerar. Pero basta con q se me crucen los chicotes en la mañana, o que surja alguna preocupación extra, para q mi homeostasis emocional se descompense y yo entre en pánico.

De hecho que mi forma de enfrentar las cosas ha cambiado y mantengo mucho mejor el control de mí misma. Quedarme quieta, relajarme, distraerme, hablar conmigo misma y con sinceridad, decirme qué es lo que me está pasando por la cabeza. Y escribir, si es necesario, o hablar con alguien. Evitar hacer nada d lo q mi disco rayado me repite acerca de la comida como ilógica opción solucionadora de problemas (Como si dejar de comer o vomitar influyera directamente en que haya más plata en casa, o en que mamá regrese sana y salva d viaje o se me vaya la angustia del sueño q tuve). Se nota lo ilógico del pensamiento de alguien con TCA? No tiene sentido!!!


Felizmente, ahora lo sé, no estoy sola. Tengo a mis terapeutas, que si bien no veo desde hace buen tiempo, están al alcance de un mail. Está Laro, que es un amor, q me escucha y me aconseja y me acompaña y me ama y no sé qué haría sin él, que no sólo es mi pareja sino tb mi compañero y mejor amigo. Lo amo con toda mi alma y estoy feliz d poder sentirme así, xq antes mis propios problemas me ocupaban el espacio en el corazón que ahora ocupan (mayoritariamente) él y (luego) el resto de cosas bonitas d mi vida.

Como el gatito bebé que tengo durmiendo en mi pecho, que llegó a mí inesperadamente y del que no quiero desprenderme. Como mi Perrita, que sigue siendo la cosa más hermosa del mundo (Me siento como Blancanieves rodeada de animalitos que la siguen a todas partes!). Como mis estudios de medicina, que he retomado. Como mi libertad para expresarme y hacer las cosas q deseo, desde comer un dulce hasta dormir la siesta. Como mi relación con mi familia, q es un poco más comunicativa y cercana. Como mis amigas de La Casa, a quienes extraño tanto y estoy tan feliz x sus logros (Ya varias han salido después q yo!)
Volviendo al tema anterior:

No quiero hacer d este otro post positivista, porque si bien pensar en cosas agradables me ayuda, el exceso del optimismo me hace bloquear lo que me fastidia. Y me he puesto a escribir para, justamente, descubrirlo.
Y creo, d nuevo, saber qué es y cómo hacerle frente.

Verán, desde el inicio de mi enfermedad y como letanía de posts anteriores, contaba lo mucho que me costaba mantenerme viva. Sobretodo del miedo que me daba, por el hecho de sentir y vivir cosas desagradables. Pensaba q la mejor forma de evadir eso era matándome emocionalmente hasta terminar muerta de verdad. No me di cuenta d q en el camino no sólo me llevaba a mi entorno (Pues lo que afecta a uno, afecta a todos los del mismo grupo), sino que no estaba siendo lógica, objetiva y realista. Darme la oportunidad d ver las cosas distinto, dejarme de dramas y empezar a pensar con la cabeza y no con las emociones me hizo poco a poco ver que habían otras opciones de vida. Y que estando BIEN (es decir, sana emocionalmente) se quitaba un gran peso de encima que hacía ver resplandeciente al mismo mundo que estando enferma veía como sombrío.

Es decir, LA ENFERMEDAD (Sea depresión, TCA, TOC, etc) funciona como unos lentes d sol oscuros que cuando una se los pone, hace ver el mundo distinto q cuando lo ves sin lentes. Viéndolo con lentes puede servir como mecanismo de defensa, pero no siempre es necesario, hay otras formas de protegerse del sol (Gorro, x ejemplo), y por último, no siempre es útil (ejemplo: de noche). Lo que quiero decir es que quitándome la enfermedad de encima, que afecta en TODOS los campos de mi vida, he podido ver las cosas más claras y como realmente son, definiendo sus verdaderos colores y sombras y así pudiendo sacar conclusiones más objetivas. Con el peso menos de no tener una enfermedad en la mente, hay espacio para la ternura, la alegría, más energía, más optimismo e incluso el futuro, cosas que parecían imposibles d encontrar, q hasta se evitaban x temor y costumbre a la oscuridad y que, curiosamente, buscábamos mediante la delgadez y el “control” de la alimentación. Hasta el mismo miedo de vivir desapareció por momentos.

Ojo, dije por momentos, no del todo. Creo q eso es lo q me pasa ahora.

Digamos que estoy tan acostumbrada a usar lentes d sol q a veces inconscientemente me los pongo, o que me provoca mucho para evitar que la luz me moleste, aún cuando el día no es tan soleado. Recordemos que en el caso de la enfermedad, las personas q las padecemos somos muy inteligentes pero muy sensibles tb, y a veces esa sensibilidad se hace insoportable sin lentes. Y es en momentos como este, que si no me he puesto bien mi gorro, y bloqueador y demás aliados, mis lentes d sol se me hacen “necesarios”. Estoy hablando en metáfora, por favor, no se entienda q soy anti lentes d sol en la vida diaria xq sé q son muy importantes para no dañar la vista. Lo que quiero decir es q estos pensamientos se activan a modo de mecanismo de defensa, cuando uno se siente vulnerado.

A mi alrededor, a diario, pasan muchas cosas. Actualmente estoy fuerte y me atrevo a vivir y sentir, pero a veces me da miedo. Aparece, se activa el recuerdo, simplemente xq existe, existió en mí, y eso es como oscurecer un poco el panorama. Pierdo la esperanza; como hoy, me quedo en casa y no voy a clases, simplemente xq no me provoca. En mi fuero interno estoy pensando q no sirvo para nada, q no voy a ser capaz d seguir adelante, q soy una inútil q nació con algún tipo de déficit y q necesitaré ayuda toda mi vida, y q ya fue demasiada luz para mí y me toca una temporada d sombra autoimpuesta (Me ha pasado q me he “hartado” d estar bien y solita me he autoimpuesto pensamientos y conductas para volver a enfermarme). Esto me demuestra q soy un peligro potencial para mí misma y q si no tengo las cosas claras, lo puedo perder todo. Esto me hace desesperanzarme más, porque ahora me siento tan feliz con Mur y con las coas q siento q no quisiera PARA NADA dejar de tenerlo, y entonces me pregunto si me querrán así, y mil y otras cosas q me dan vueltas x la cabeza y me hacen cuestionarme de si realmente valgo la pena o mejor d una vez me desaparezco.

Como ven, muchas d las cosas q tenía (Si no todas) siguen ahí. El monstruo no muere, sino que duerme. Y hay que estar alerta para que se mantenga así, xq hay veces q sueña o se mueve y me tienta a hacer las cosas q antes hacía. 

La diferencia está en la actitud q pongo hacia las cosas. Porque mientras antes me dejaba vencer por ese círculo vicioso de pensamiento y decidía eliminarme xq estaba convencida d q “no valía la pena”, ahora me enfrento a ese miedo de “no merecer xq soy mala/soy un ser humano fallado” (Una de mis creencias centrales) y hago cosas y por momentos me demuestro q no es tan cierto. Eso me da esperanza.

Creo q la vida, en un 55%, será difícil. Pero ese 45% compensará las dificultades, me animará a seguir caminando y me recargará la batería. Si me dispongo emocional y físicamente q disfrutar, ese 45% se puede convertir en 55%, y así las cosas se facilitan. Yo estoy procurando hacerme el mayor bien posible con el menor prejuicio posible (Pilares de la ética médica) para poder, el mayor tiempo q pueda, confiar en q vale la pena seguir. Los miedos están, los pensamientos existen. Pero lo que hago al respecto no es concretarlos, sin darles la contra, lo mejor q puedo, para evitar q pasen. Después d todo, un miedo es sólo eso: una emoción. De ahí a q se concrete está lo que yo hago J

Por eso el título de este post, el último de este mundo de Cristal: ya no soy una persona subyugada a sus miedos, o al menos eso trato. No voy a permitir q lo negativo me controle. Ahora soy reina de mi propia vida, YO DECIDO. Por eso escribo, por eso digo sin temor que me llamo Cristina Quiroga y tengo anorexia desde los 12, y q eso no tiene nada d malo xq le puede pasar a cualquiera. Si piensan mal, no lo sabré hasta comprobarlo, así q mejor no me preocupo. Creo q mientras más gente sepa del tema, más oportunidades habrán d q otras personas hablen y se quiten los lentes d sol (Figuradamente hablando). Creo q mientras se hable con más naturalidad y libertad del tema hará q deje d ser un tabú y se conozca realmente el trasfondo emocional y social de las enfermedades psicológicas, para así mejorar las opciones a futuro de quienes las padecen. Creo q mientras haya más objetividad sobre los preceptos sociales y creencias, mayor libertad y felicidad habrá. Libertad, el mayor regalo del ser humano. Q triste es ser esclavo de uno mismo, d los demonios internos. Quitarse la libertad hasta para amar es prácticamente procurar dejar d ser humano. Y eso no es compatible con la vida, no es natural. X eso es q daña y hace sufrir tanto.

X eso hablo. Y aunque cuando lo diga baje la mirada, porque sé q pueden pensar q soy una chica superficial y tonta, en el fondo sabré q tuve razones, q mi razón se enfermó y en algún momento del camino perdió el hilo y razoné mal; que me bloqueé emocionalmente y me derrumbé en el piso como una niña deseando que la lleven en un cochecito para no tener q equivocarme por mí misma sino poder echarle la culpa a los demás por el mal camino que llevé. Y estaré contenta y orgullosa de mí misma por haber superado este reto que es recuperarme y enfrentarme a la vida, q es lo q más miedo me da.

Por eso dejo este blog, pero no para dejar de escribir, sino para terminar esta etapa de mi vida y empezar otra, más luminosa, más satisfactoria. Llena de tropiezos, seguro. Pero con la seguridad d q puedo caerme y descansar mas en su momento levantarme y seguir andando. Xq el camino sólo se hace así, caminando. No hay otra forma.

Esto no significa que dejaré de escribir o comunicarme con la gente: no lo haré. Sería como cortarme los dedos. Empezaré otro blog, empezando por mi ahora, y les avisaré a quienes quieran seguir sabiendo de mí cómo llegar a él. Dejaré este abierto, como recuerdo latente de que tengo un TCA y he de mantenerme alerta. Y para quienes quieran leer una historia más de vida.

Agradezco a todas las personas que estuvieron pendientes de mí en mi proceso, tanto de enfermedad como de recuperación, a Zior, a Animich, Ale, mis grandes compañeras; a Troba, q tenía razón en varias cosas; a Rossie, Yrene, Barb, Patri, MNG, Kaótica, Muñequita, y tanta gente q me comentó y me siguió y que por falta d tiempo (o evasión) nunca respondí o visité (Estoy en falta). GRACIAS, por acompañarme, x visitarme. Espero q haya servido d algo esta historia.

Ahora sé, más q nunca, q no puedo hacer nada por el resto, como antes me desesperaba por lograr. No hay mejor forma de enseñar q con el ejemplo, y no hay mejor forma de aprender q con la experiencia. Aprendí q no cambio nada dando consejos si yo no los aplico, y q justamente viviendo aporto más. X eso, en parte, no me he metido mucho en la vida d mis bloggers favoritas. La vida real, gente, está aki, afuera, lejos d un monitor. Se puede encontrar compañía en los peores momentos d crisis, sentir q d alguna forma se pertenece a un grupo, pero jamás reemplazar por esa satisfacción que da la interacción. El ser humano está hecho para eso.

Quiero hacer tb una mención especial a todas aquellas personas que en algún momento me sirvieron de ejemplo para hacerme daño. Suena un poco feo agradecer xq “si no hubiera sido por ellas, no habría estado tan mal y no habría conocido a tantas personas q me enseñaron la luz”; lo cierto es q creo q no es agradecimiento, sino esto, simplemente una mención, a aquellas que fallecieron en el camino y a aquellas que siguen creyendo que desaparecer es la solución a los problemas: xq me enseñaron muchas cosas q d alguna u otra forma me han llevado a este autoconocimiento, que no es completo pero q espero seguir reforzando a través de los años. Gracias no por su ejemplo ni su influencia, sino porque me dieron un ejemplo gráfico de todo lo que hay por hacer para mejorar esta sociedad. Me incluyo a mí misma, claro. No puedo sacarme de ese saco xq en algún momento tb estuve igual o peor de ciega.


Quiero agradecerle a la gente q estuvo a mi lado todo este tiempo: a mi mamá, a mi hermana, a Mur, a mis terapeutas y mis amigas; porque de no ser por ellos no habría reencontrado el camino. 

Y en especial, quiero recordarles a aquellas personas que siguen batallando contra la anorexia y la bulimia en carne propia, que la recuperación sí existe; que estar sana VALE LA PENA, y tb vale la pena el esfuerzo y sufrimiento que haya q pasar para lograrlo. Que es posible sacarse los lentes de sol y volver a ver la luz en todo su esplendor. Que es posible volver a vivir, enriquecidas  con una lección aprendida tan importante como esta: que el amor propio y la personalidad son herramientas valiosísimas para mantenerse en la batalla, y que no nos hace débiles el pedir ayuda, sino conscientes y maduras. No somos una isla, jamás estamos solas, xq así el entorno familiar y social esté hecho mierda, siempre hay profesionales dispuestos a dar una mano. Q no se puede retroceder, pero sí enmendar y recomenzar.

Que nunca es tarde; que mientras haya aire en los pulmones, el corazón lata y el cerebro funcione, HAY VIDA. Y mientras haya vida, HAY ESPERANZA.  






(Foto tomada por Laro )
Casa Vida Mujer Lima Perú:
Av. Javier Prado Este 4215 Of.301, Monterrico Surco (al frente del Jockey Plaza)
Telf: 436-9024

Si quieres contactarme, hacerme alguna pregunta o lo que sea, me puedes mandar un mail a esta dirección: crisqr16@gmail.com

martes, 22 de febrero de 2011

Mi trabajo



(Mi hermana es la q hace el solo T_T)







Sé q muchas no son de Perú, y si lo son están en provincia.
Pero quería hacer la mayor cantidad d publicidad aprovechando q tengo este medio personal.
Quien me lee podrá entender q esto es difícil, conseguir gente y mantenerse en el espectáculo, y para mí lo ha sido especialmente por mi enfermedad y el internamiento.
Esta ha sido la cosecha: una temporada exitosa, al punto q nos han invitado a presentarnos en otro auditorio, con otro público. D hecho esto conlleva algunos retos, desde la movilización al Km 100 de la carretera al Sur para llegar a la playa más "nice" de Lima (Xq hasta cuenta con teatro propio), hasta el hecho d llegar a la mayor cantidad d gente posible para llenar estas dos funciones, q son las últimas en el Perú.

Seas o no seas peruana, igual t invito a ver mi trabajo y a apoyar d esta manera lo q no sólo yo hago, sino millones d personas en el mundo. Valorando el arte, comprando entradas e informándote un poco más estarás ayudando a la gente q se dedica a esto a poder seguir.

Y si eres d Lima, NO DUDES EN COMPRAR TU ENTRADA xq la obra ha recibido los mejores comentarios!!! En verdad no t vas a arrepentir!

;)

viernes, 21 de enero de 2011

Emotions


Esta últimas semanas me ha costado un poco tener q volver al internado. La razón? Creo q es xq ahora tengo ganas d pertenecer afuera. Tengo motivaciones: amigos, enamorado, familia, estudios, una vida... Cuando vuelvo a La Casa veo a mis chicas y me alegro un montón. Pero pienso en q no va a durar por mucho tiempo más, me pregunto cuándo me darán d alta y me entra la añoranza.

Xq si bien siento q quiero estar afuera, tb me siento partida.

Estar en un internado es una experiencia única. A lo “Girl interrupted”, película q ví ayer y q me/nos conmovió bastante: vivir en comunidad, compartir diagnósticos, hacer travesuras (Nunca tanto como escaparse en la noche a jugar, pero sí tenemos formas de divertirnos sin romper las reglas)... No hay duda d q el internado me ha dejado muchas cosas buenas. Aprendizajes. Amigas.

Es lindo entrar a la casa y q las chicas me saluden con un "hola, Cristal". El bromear con las técnicas, nuestras nanas; el ver a los psicólogos con un concepto d ellos distinto del q tenía cuando ingresé (Cambiar ese "me quieren usar d conejillo de indias" por un "millones d gracias, son geniales"). Almorzar la comida de la Sra. Luisa y conversar con ella a través de la ventana. Molestar a Lucas, el perro. Ir al baño sola. Jugar en sobremesa y hacer un poco el payaso. Luchar contra el batallón de mosquitos q trata d comerse mi piel. Y ser feliz xq tengo vida, xq me puedo labrar un futuro, xq soy un ser humano y estoy hecha para aprender de mis errores y salir adelante. Eso realmente fortifica.

Mi vida ha cambiado mucho este último año. Yo he cambiado mucho. Ya pronto será tiempo de asumir responsabilidades de mujer adulta. Las cosas se han ido presentando como por arte de magia, y así, sin pensaro, he ido enfrentando pruebas pasito a pasito en pos de mi recuperación.

Primero, una cena navideña con mi familia. No me fue 100% bien, aún el infierno estaba muy cerca. Luego algunos cumpleaños mezclados con visitas al doctor por las consecuencias físicas q me dejó la desnutrición, los vómitos y los ayunos; un poco d distracción; mi cumpleaños; RENT, con todos los ensayos y presentaciones, y finalmente los estudios y el amor. Poco a poco he visto mis cambios, en qué forma ha cambiado mi manera d pensar, y se me hace alucinante sobretodo ver la diferencia entre la Cristal de hace un par d años y la Cris d hoy, llena d vida.

Me emociono y me dan hasta ganas d llorar cuando recuerdo cómo me sentía en aquellos días cuando “todo o q hacía estaba mal” y yo “era lo peor q existía”. NADIE puede ser feliz creyendo q realmente no tienen ningún valor, y es desesperanzador al 100% pensar q no hay cura y no se puede cambiar.

Gente q me lee: efectivamente, no hay cura. No hay pastilla mágica, ni tratamiento milagroso q ayude a q ya no piense más en mi cuerpo y peso. Sin embargo, sí es posible hacer q ya no sea mi prioridad en la vida, q mi mente se logre concentrar en cosas más útiles, y junto con el crecimiento del autoestima y la instalación de un nuevo “software” en el pensamiento, se puede volver a ser feliz.

Yo me siento feliz. Jamás penc q sería capaz d decir esto, pero me siento así. Xq sé q me equivoqué mucho al buscar esta felicidad y satisfacción conmigo misma en cosas superficiales q por su propia naturaleza no encerraban el secreto para hacerme sentir bien. Como me dijo el dr Jesús en algún momento, “es como buscar tus zapatos en la panadería”. X naturaleza, el llegar a un peso idealizado no me va a hacer feliz: x eso se sigue tratando d bajar y buscar en qué momento me siento bien, y nunca es suficiente. Al contrario, se siente más vacío, xq se está más cerca a la muerte.

A veces se me vienen pensamientos a la cabeza como “soy una tonta”, “debería hacer las cosas bien”, y hay veces q me da miedo comer algún alimento. Pero he aprendido q x mi propia enfermedad, he instalado pensamientos no muy reales en mi cabecita q me hacen daño, y es mejor pensar distinto. Y saber q MEREZCO muchas cosas (incluyendo la comida), xq soy un ser vivo y necesito alimentarme diaria y regularmente. No hay problema si un día como tallarines xq total, ¡es sólo un día!


Pensar en positivo atrae cosas buenas. Al principio cuesta, se hace raro y dan ganas d salir corriendo. Da la sensación d q me están queriendo lavar el cerebro con puras tonterías e ideas fantásticas... pero cuando se logra sentir un poquito eso, cuando el corazón se habitúa un poco a la luz, empieza a buscar ese calor y poco a poco lo va encontrando, y se siente un alivio tal q no le queda duda d q eso era lo q tanto estaba buscando. De formas equivocadas, pero al final era eso: la bendita búsqueda de la felicidad.

Yo tengo muchos problemas actualmente. Mi papá, como siempre. Falta d dinero, habitual. Inseguridades respecto a mi futuro, d si podré estudiar este año o no. Miedos, muchos, sobretodo respecto a Laro y nuestra relación, q a veces siento q vamos muy rápido y a la vez se la toma tan en serio q me confunde (Supongo q es cosa de acostumbrarme), y, cómo no, inseguridad respecto a mí misma. A veces creo q no seré capaz d mantener este estilo d vida salusable, d comer ni más ni menos q mi régimen diario y hacer mis ejercicios (Responsable d q me sienta tan bien con mi cierpo). Pero sé, estoy convencida, d q voy a salir adelante. Mucho mejor q antes. Xq ahora me han enseñado, gracias a Dios, cómo se vive.



Vale la pena intentarlo :)

lunes, 27 de diciembre de 2010

Chopin


Aún me cuesta creer lo diferentes q están las cosas con respecto a lo q ha sido mi vida... desde q nací xD. Es como si hubiera salido de una nube d problemas para internarme en un valle de sol, q a veces puede quemar y tener sus mosquitos, pero es infinitamente agradable.


La diferencia está sobretodo en cómo me siento al respecto, xq cuando x alguna razón los problemas se disipaban un poco, me sentía culpable e indigna, desacostumbrada, y procuraba hacerme daño y crearme excusas para estar mal. Ahora no: ahora disfruto de esta tranquilidad y felicidad q siento estando con la gente q quiero sin sentir culpa, xq sé q la merezco. Xq sé q esto es lo q he querido siempre, sólo q lo busqué de una forma muy equivocada.

Es chistoso, saben? Siempre busqué de forma indirecta (X ejemplo) el cariño de las personas, mediante hacerme la interesante, aislarme o complacer. No me di cuenta jamás d q así no sólo no ganaba respeto y aprobación, sino q generaba todo lo contrario. Las cosas son mucho más simples d lo q parecen: simplemente, si deseo algo, lo expreso. Voy en la dirección en la q mi corazón me guía, satisfaciendo así mis necesidades de forma directa, y ganando una yapa x haber sido inteligente y haber hecho lo correcto para mí. Y ojo, no digo q sea fácil y q lo siga siendo, sin embargo, creo q es algo q me ha ayudado mucho a acostumbrarme a la felicidad q ahora llevo en mi corazón: ser auténtica conmigo misma, escuchar mis necesidades y complacerlas. Viví desde mi infancia sacrificándome en pos d un título de santa: ahora veo lo tonta q fui. No x lo de santa, xq finalmente eso es algo muy bueno: lo digo x la forma en q lo hice. No me di cuenta d q al intentar ser, no estaba siendo. Q algo no se hace: se es. Y yo no era, nunca me permití ser. Ahora siento q soy yo, y x eso creo q merezco el título más importante q pueda existir: soy un ser humano. Con dificultades y errores, y no menos bello x eso :)

Esto no se aprende d ningún libro d autoayuda o en una charla con tus psicólogos: es la misma vida y la reflexión de mis actos lo q me ha llevado a sacar conclusiones más racionales sobre mí misma. Y disfruto realmente siendo ahora quien soy. Si no me permitiera sentir y disfrutar como antes, me estaría perdiendo de hacerle cosquillas a mi hermana o ver tv en su cama, de ir yo a abrazar a mi mamá, decirle a mi hermano q lo quiero, de apachurrar a mi perrita y admirar lo dulce q es, d disfrutar a mi Nona q está tan viejita... y d besar a Laro.

!!!!!!!

Oh sí ;)



Q puedo decir? Esta ha sido la Navidad más mágica q he pasado ;) Nunca había sido tan feliz en los brazos d alguien. Nunca me había sentido tan cómoda con el chico q me gustaba. Nunca me había sentido tan segura d q alguien me quería. Nunca había tenido la oportunidad (o me había permitido) ser auténtica con lo q siento y darme licencia de abrazar y acariciar y vivir cosas q sólo pasaban en mi imaginación (Tp piensen demasiado ¬¬). En realidad, creo q es muy pronto para decir algo así, pero es como si él estuviera hecho a mi medida! Y no es q sea perfecto... es q me gusta cómo es, así con todo y estupideces xD

Ah, cierto. Se “llama” Laro, tiene 23 años, estudia ingeniería industrial, toca el teclado en la obra en la q estoy y oficialmente estamos saliendo. Aún no me ha dicho para ser su novia, pero para mí ya lo soy :P . Se comporta como si lo fuera (Bueno, según mi concepto de “novio”, así se comporta uno. No c cuál es el concepto d él), el título oficial es lo de menos (Mentira, no lo es, pero ahorita no me imxta xq sé q lo tengo a él y q va en serio). Las cosas con él simplemente suceden, sin forzar, sin pensar demasiado... eso me gusta. Pero tb me asusta. Mucho. Me asusta q termine, q con el tiempo se pierda esa magia “navideña” (Justo empezamos a “ser oficiales” el 24), me asusta q se espante d mí x mis locuras y se de cuenta d q en realidad no soy tan especial como en este primer momento puede pensar q soy. Tengo muchos miedos... pero supongo q es normal, y la idea d q puedo guardármelos en el bolsillo y rumiarlos en otro momento me tranquiliza. Si pienso en ellos, no disfruto. Si es q suceden, entonces los pensaré. Pero no por miedo voy a dejar d vivir, como lo he venido haciendo x tanto tiempo.

Simplemente vivir, fluir. Dejar q las cosas pasen. No estar tratando d controlarlo todo.

Es increíble cómo mi vida ha cambiado este año. En todos los sentidos: es como si hubieran terminado mis 14 años de mala suerte (Rompí un par d espejos cuando era niña xD) y ahora las cosas poco a poco se volcaran a mi favor. ¡¡¡Cómo el hecho d haber decidido recuperarme me ha ayudado a ver las cosas tan distinto y poder disfrutar d la vida!!! Al empezar a desearme el bien y quererme, las cosas buenas han ido viniendo a mí, como si las atrayera. De ser un solo de tristeza y rabia, ahora brillo. Mis amigas de la casa dicen q inspiro paz. Y eso es lo q siento: paz dentro d mí. Xq sé q siempre habrán tormentas, pero yo tengo el control del barco. Nadie más q yo.

Yo soy lo único q puedo controlar. Yo soy dueña d mí misma, d mi vida. Y eso es hermoso.

(Este es el soundtrack del momento ;) le hace llorar la misma canción q me hace llorar a mí... X eso el título de este post. Escuchamos a Chopin juntos en nuestra cabeza, xq su carro no tiene radio xD)


sábado, 4 de diciembre de 2010

525 600 minutos

Han pasado muchas cosas en este mes, por las cuales en cierta forma no he tenido muchas ganas d escribir. Mucha vida afuera. Y si he tenido ganas, no he tenido tiempo. Mi vida se redujo en octubre a “despertar en mi casa, hacerme el desayuno, salir para cieneguilla (2 horas de camino), hacer acto de presencia en las actividades de la casa, almorzar, regresar a mi casa (2 horas de nuevo), arreglar mis cosas, ir al ensayo, ensayar, regresar a mi casa alrededor de la medianoche y dormir”. Las últimas semanas, incluyendo las funciones, han consistido en esperar muerta del bodrio en mi casa sin hacer nada a que llegue la hora d ir al teatro y vivir un poco luego de tanta trankilidad.

Movimiento ha habido, y mucho. José, mi mejor amigo, se ha ido a vivir a Argentina :(. He visto y conversado un poco con Bruno, he estado yendo a reuniones con amigos, la obra d teatro fue todo un éxito y salimos en hartos medios de comunicación :)  Fue mucha gente y las críticas fueron muy buenas! 

Me he estado trasladando como cerrojo por ambos extremos de la ciudad. Luego de que confesé mis crímenes en una hoja de honestidad (Tras sentirme recontra mal y pasar semanas sin conversar con mis hermanas de recuperación), me di cuenta d q me estaba faltando confianza en mí misma, que quizás fui un poco autoindulgente y luego autocrítica pero q eso no es nada del otro mundo y que me puedo perdonar. Nelly me perdonó al instante por la mentirilla. La q estaba recriminándose haber fallado era yo. Y una muestra d ello es q a pesar d estar en terapia de silencio, me dejaban ir a mi casa y a mis ensayos todos los días!

Con la comida, la cosa va mejorando. Quizás es por la mayor cantidad de actividad, los nervios x la obra y mis relaciones interpersonales, y el fin de la onda “estoy en mi casa, puedo hacer casi lo q quiera”; el punto es q descubrí q tengo un issue muy fuerte con los dulces y la comida chatarra: son parte de mi ritual de la enfermedad y tengo muchas creencias distorsionadas girando alrededor de ellos, pues los utilizaba para mil fines. Y con la ayuda del Dr Jesús logré convencerme de q no era necesario consumirlos a menos q realmente lo ameritara. Así q he estado comiendo más sano. Y eso no es todo: me dieron permiso para salir a comer luego de funciones!!! Así q he estado siendo super responsable con mi alimentación, he estado comiendo super razonablemente respetando mi régimen en la pizzería o la sanguchería o la parrillada o lo q sea a lo q haya asistido. SE SIENTE TAN PERO TAN BIEN poder compartir con los amigos esos momentos tan cotidianos q la hacen a una más humana...! Y sin remordimientos (Casi, xq tiendo a creer q estoy haciendo algo mal).

Mi relación con mi hermana va mejor. Luego d unos momentos de crisis en los q me confesó q efectivamente no estaba muy contenta conmigo y q prefería alejarse un poco, he(mos) superado eso y compartimos muchos momentos. En parte xq “no puede dejarme sola con gente” (Falso), en parte xq yo me pego a ella (“Soy vulnerable e indefensa y necesito q alguien cuide de mí” ¬¬ ). El Dr Jesús (Es tan lindo y bueno! Parece un muñequito de torta >3 ) me dio una explicación q hasta esos momentos no consideré jamás como posible: “Yo tengo TCA. Una persona con TCA se ve afectada psicológica, emocional, física y mentalmente. Mis afectos, por lo tanto, tb se ven afectados. Mis relaciones interpersonales tb se ven afectadas. Mis estudios tb se ven afectadas. Mi personalidad, sumando las características disfuncionales q tengo, ni qué decir. Entonces, es muy probable q por la enfermedad (Y por mi déficit en otras habilidades) haya estado tan irascible, intolerante, deprimida, desconcentrada, etc, q la Cristal q iba al teatro, rechazaba a su hermana, se aislaba y se esforzaba en los estudios sin mucho resultado NO HAYA SIDO LA VERDADERA CRISTAL.” Sonará como a justificación, pero “Estaba enferma, a tal punto q mi forma de ser conmigo misma y con las demás personas cambió.”

Yo creo q esto es cierto. Porque ahora sí soy yo. No sólo xq me siento más libre, sino xq he aprendido a comunicarme y relacionarme un poco mejor con quienes me rodean. Amo a mi hermana, y ahora se lo puedo demostrar. Me ha costado bastante, pero creo q me estoy acercando a ella emocionalmente. Ella es un poco inaccesible, ¿saben? Y físicamente, ni qué decir! Antes q ni podía tocar lo q ella había rozado, ahora me echo en su cama, la abrazo, le hago cosquillas... Y me encanta tener ese contacto con ella! Es q, ese tb era uno de mis problemas: hacer contacto físico con alguien. Aún me cuesta mirar a los ojos, pero tactilmente he mejorado. No me permitía sentir calor humano, xq me sacaba de mi estado de entumecimiento enfermizo. Y no sólo en ese aspecto mi enfermedad me transtornó: En mis estudios, por ejemplo. Si antes no podía concentrarme, no toleraba hacer tareas, no aprendía, era xq habia perdido la capacidad d hacerlo y xq en mi cabeza sólo reinaba la pérdida de peso. Ahora q me he liberado en parte de ello, sé q seré capaz d pensar y disfrutar d mis estudios. Con mejor humor, con energías porque pretendo alimentarme regularmente, y además con otras habilidades como la paciencia y el esfuerzo para hacer cosas q no son de mi total agrado (Cosas q he re-aprendido en el internado). Era un círculo vicioso: Fallo, me castigo diciéndome y haciéndome cosas horribles a mí misma, pierdo la fe en mí y me rindo, vuelvo a fallar y encima de peor manera, y el ciclo se repite y autoalimenta. Así, obviamente mi autoestima cayó y con ella yo. Era mucho más insegura, no quería crecer y asumir responsabilidades (Aún me cuesta).

 
Otro aspecto q estaba disminuído por mi enfermedad era mi lado social: Cristal antes era una reverenda niña! Ahora, no creo q he dejado d serlo, pero soy más consciente de muchas cosas (D la forma en q busco aprobación y atención de los demás, x ejemplo), y estas salidas con la gente del teatro y con mi hermana me están ayudando un montón a practicar mis habilidades socielaes y a comportarme como una señorita de 22 años, no una niña de 13. Me siento orgullosa de ellos y tranquila, xq para colmo, así recibo más atención y aprobación! XD jajaja

Y bueno, como para terminar esta lista e ir al grano de este post: otro de los aspectos q han sido afectados negativamente ha sido mi lado femenino, sexual, de pareja. He tenido muchas actitudes inmaduras respecto a los chicos o a las personas q me importaron, y en gran parte por las características q adopté estando enferma.

Por qué lo digo ahora?

::sigh::

Xq me interesa alguien.


Dammit!

Déjenme pensar en un sobrenombre. Está tb dentro de la obra donde participamos mi hna y yo, y como ella estaba más metida en los ensayos y la producción, es muy amigo de ella (Lo cual me genera celos).  Es super dulce y medio lorna (Genial para mí), parece bastante inteligente y bien intencionado, y no me parece feo (Como las últimas personas q me han gustado, incluyendo a mi némesis Bruno). Me gusta, sí, ok, lo acepto. Mi hermana lo sabe, xq se lo dije (Ya q aparte d q era un poco obvio d mi parte, quería compartirlo con alguien d confianza ). Tb lo saben mis terapeutas, xq quería consejo profesional acerca del tema. Un tema en el cual he tenido problemas y me ha generado mucha frustración. Soy un ser sexuado! Me gustan los chicos y no tengo x q avergonzarme d q así sea, como antes!

Como antes...

Tengo miedo d q pase lo q me pasaba antes. Sé q ahora no soy la misma Cristal, q me he quitado la careta q usaba (Al menos en la mayor cantidad d situaciones), y eso es justamente lo q me ha sugerido mi Dr: sé tú misma. Pero aún me da miedo. He estado terriblemente nerviosa gracias a esta situación. No sé cómo comportarme, y temo convertirme en una chica calculadora y nada espontánea q piensa qué hacer y qué no para ganarse su cariño (Q es justamente en lo q estoy pensando hacer. Qué está bien y qué no? ¬¬)... Eso he hecho por tanto tiempo y me ha funcionado tan mal...! De hecho, mi hermana dice q le doy mucha importancia... pero yo pienso q es xq en realidad, cuando alguien me ha interesado he sido incólumne e inexpresiva. Me costaba tanto más demostrar afecto!

Algunas veces he visto ciertos “detalles” q me han hecho pensar q puede ser q esté interesado en mí, pero temo q sean subjetividades como las q suelo percibir (Siempre yo sesgando la información a mi favor) para confirmar lo q quiero creer: q alguien me quiere, q soy importante y q le puedo gustar a un chico y tener novio (O como le llamamos aquí, enamorado). Mi terapeuta me dijo q le da gusto q esto me esté pasando, xq es un signo de recuperación ya q “estoy pensando en algo q no soy yo y mi cuerpo”, y a mí me da gusto haberme fijado en un buen chico (tb xq significa q creo q merezco estar con alguien bueno q me respete y q sea sano), y tb saber q no es perfecto y q hay cosillas d él q no me terminan d convencer. Pero en conjunto, ¡¡¡Es lindo!!!

(Me imagino la cara d mi hermana cuando lea esto xD)

Lo malo d todo esto es la ansiedad q me está generando. No quiero llamarla así, prefiero pensar q son nervios... Pero sí, es ansiedad. He estado TODA esta semana esperando q fuera viernes para estar con la gente de la obra, y especialmente verlo (Me había olvidado d su cara), y conversar, y tener algo de dinámica bioquímica en mi organismo xD. Hay veces en q pasamos bastante tiempo juntos, pero a estas alturas ya no sé si tomar eso como un “le intereso” o “le gusto” :/ Parezco una adolescente de 15 años y eso me desespera! Waaaaaa >< !!!


Esa es otra parte mala de andar en este estado de exhaltación: Me voy de un polo al otro: un momento pienso q se me va a declarar y q me quiere con locura y pasión (No me da para tanto el autoestima xD), y dependiendo de lo q hace, al siguiente me derrumbo pensando q ni fregando... MIRA NADA MÁS CÓMO TRATA A MI HERMANA! ¬¬ (Celos del mal! Me siento como dentro de un triángulo amoroso de telenovela mexicana...Hasta pienso q me he fijado en él nada más para hacerle la competencia a ella! Q enferma soy!). Me cuesta mucho esperar, no tengo paciencia en estas cosas, quiero resultados inmediatos (Mucho Disney), me olvido q todo esto tb consiste en construit un vínculo y una amistad. X eso me pongo ansiosa, y me desespero, y me voy al polo de la frustración cuando no pasa nada ¬¬

Por ratos se me hace más fácil tomarlo como lo que me he propuesto tomarlo: un aprendizaje. Más allá de si resulta algo o no, me había propuesto q fuera una experiencia en la q gane algo muy importante: habilidades para relacionarme con las personas, especialmente con chicos (que me gustan). Esta es la oportunidad perfecta para poner en práctica muchas de las técnicas q he aprendido para manejar mis emociones, relajarme, controlar mis impulsos, reestructurar mis pensamientos... En fin, lo tomo como la prueba final...





... Xq olvidé mencionarlo: ya cumplí 1 año internada :) En lenguaje RENT: 525mil 600 minutos, 525 mil momentos de luz...). Ya tengo permiso para ir al baño sola allá en Cieneguilla (Iba sola en todas partes menos ahí xD), además de q ya duermo en el bungalow (Con menos supervisión)... Además, la Dra nelly me ha dicho q “Ya estoy en reinserción”, eso significa q puedo socializar y salir los fines d semana sin las excusas del teatro o los permisos médicos :) Estoy progresando, y me siento bien porq me siento bien (Sólo un poco nerviosa e inapetente porque bueno... mi química cerebral anda alterada :) )

Mi amoroso (Y maquiavélico) Dr Jesús me dijo “Espero q esta relación no se dé, para q así trabajes tu frustración y aprendas otras habilidades” ¬¬ A veces se pasa de “pedagógico”. Yo pienso “Ojalá q SÍ se dé algo, porq ya sufrí bastante y me toca disfrutar de la vida U_U “


HE DICHO!

sábado, 30 de octubre de 2010

La verdad

- Ya llegaste!
- Sí.
- Q tal el ensayo?
- Bien.
- Cómo t has venido?
- En bus.
- Sola?
- Sí.
- Y tu hermana?
- Salió con sus amigos.
- Todo bien?
- Sí, mamá.

Esta ha sido la conversación típica q he tenido con mi mamá cada vez q regreso a casa. Respuestas cortas seguidas de mí cogiendo la compu e internándome en el facebook. Evitar lo q en verdad estoy sintiendo.

Porque prefiero distraerme con los benditos jueguitos tontos de playfish, o sonreír y hacerme la payasa allá en Cieneguilla, para no enfrentar las cosas q en realidad me están molestando.

Me siento sola. Y no quería aceptarlo hasta hoy. “No puedo sentirme sola, ¿cómo voy a sentirme sola? Estoy en tratamiento! Se supone q eso no tengo q sentirlo más! Se supone q cuando estoy bien conmigo misma esa soledad se desvanece, y yo estoy bien conmigo misma!”

Yo misma lo he dicho. “Se supone”. Me imagino q si lo siento es xq algo anda mal, no sólo con mi entorno, sino conmigo misma.

Y sí, el otro día lo demostré completamente.

En primer lugar, parto de la creencia de q “no me puedo equivocar”, y aunq la tengo trabajada, al parecer sigue un poco vigente xq me sigo sintiendo culpable cada vez q hago algo xq me viene el miedo de si estará bien o no (Es decir, si me estará permitido o no). El punto es q hay varias cosas q yo me he autoimpuesto y q seguramente no me están “prohibidas”. Y hay otras q sí lo están explícitamente y yo las hago. No son cosas q me dañan directamente, sino cosas (Como movilizarme en bus sola, manejar dinero o cocinar mi comida) q x razones de control de riesgos no están permitidas.

Las cosas en mi casa no están muy cómodas. Mi papá de nuevo no está aportando, ni siquiera en los víveres q me tiene q mandar allá. Mamá anda con muchos gastos y casi no le alcanza. Mi hermano ya no vive con nosotras, x lo q son mi hermana, mamá y mi perrita en ese departamento. Mi hermana está trabajando de nuevo desde hace un par d meses en una agencia d publicidad (ella no ha estudiado nada, simplemente le cayó bien al jefe xD). Y yo ahora estoy yendo a “casa” un promedio de 3 días a la semana.

Como me dicen mis terapeutas, “toda la familia está enferma, pero yo soy la q lo manifiesta mediante esta enfermedad. Eres el tubo de escape”. Y como comprendo eso, hay muchas cosas acerca de mi familia q me molestan y q me gustaría cambiar, pero sé q no puedo más q cambiarme a mí y aprender a ser más tolerante y desligarme de forma q no me afecte negativamente lo q pasa. Pero creo q al menos ahora, o las cosas q están pasando son un poco más fuertes, o me he confiado y olvidado cómo no involucrarme emocionalmente.

Según mi conclusión, mis hermanos y yo tendemos a escapar d las situaciones q se dan en mi familia, xq por lo general suponen dolor, frustración, cólera, tristeza. Mi hermano mayor se la pasa jugando playstation o wii, en su computadora haciendo trabajos, en la universidad o con su novia. Mi hermana en el trabajo, el teatro y los cientos d amigos q tiene. Y yo, como se sabe, con mi TCA, en el teatro, en la universidad. Los días familiares no existen casi, coincidir un domingo es un milagro q no dura mucho xq siempre hay algo más importante q hacer q compartir, Si se habla d mi papá es para resaltar sus defectos, y por lo general las conversaciones terminan en quejas por falta de plata y más frustración.

Nop, las cosas no han cambiado para nada: soy yo la q las ve diferentes ahora.

Con mamá? La verdad es q me siento un poco desilusioniada d ella. Quizás xq estoy empezando a verla de forma más objetiva, quizás xq me tengo a mí y soy más autónoma, o quizás es xq estoy asqueada con su actitud hacia mi papá (Larguísima historia: mi papá siempre ha sido “el malo” y mi mamá “la buena”, y nunca hasta ahora me he dado la oportunidad d cuestionar eso. Ahora, mamá le está haciendo juicio de alimentos x eneava vez y es posible q lo manden a la cárcel si desacata, y la verdad, yo estoy harta de q mis papás se estén peleando y q encima nos metan a nosotros en el medio de SUS problemas. Xq al final pienso q es eso: una extensión de los problemas q tuvieron y q no supieron resolver. Yo no creo q los años de carencias emocionales y económicas, q los malos ratos y hasta mi enfermedad se desvanezcan si mi papá paga la enorme cantidad d dinero acumulado q “nos debe”. Creo q ya pagó en parte con la indiferencia y lejanía q le hemos mostrado todos estos años, xq ahora sé q si bien ha tenido errores, no es una persona mala y a nadie le gustaría q sus hijos lo traten de la manera en q nosotros lo hicimos. Nos quejamos d q él no nos quería, pero muchas veces no le permitimos acercarse). Y por otro lado estoy reconociendo muchas cosas d nuestra relación (Como q me sobreprotege y tenemos cierta co-dependencia), y eso me invita a alejarme.

Y ahora me doy cuenta d cómo mi hermana se la pasa evitando y evitándoME, xq ni siquiera en los ensayos quiere estar conmigo. Cuando empecé a salir, un poco obligada, me llevaba hasta mi casa xq bueno, “Cris no se puede movilizar sola” (Eso me hacía sentir como una inútil pero es necesario cierto control para q no me vaya a escapar x ahí a hacer locuras), pero ahora q, como expliqué, me expongo a “riesgos” como andar sola en la calle con un par d soles en el bolsillo (Q ya más d una vez malutilicé en dulces), se encarga de asegurarse con quién me regreso xq definitivamente ella sale con la gente del elenco a comer y a divertirse. Le pedí explícitamente para salir juntas en alguna escena de la obra q era d creación colectiva, y (Como tb es típico de mi familia), no me dijo un “no” directo, sino q puso excusas para decirme tácitamente q su respuesta era negativa.


Mi hermana y sus mil achaques de dolor: “gracias x ayudarme a cargar la tv. Yo siempre lo hago todo”. Q me está queriendo decir? “por tu culpa me está doliendo esto de nuevo”. Q se supone q haré? Me sentiré culpable y a la próxima haré todo el trabajo yo. Q está haciendo? Victimizándose, ella siempre hace el trabajo duro y yo me divierto y gozo de la protección q me da mi estado de paciente. Todo esto lo veo ahora y puedo tomar una postura diferente a la q tomaba antes, pero de la forma acumulada q la tengo en estos días me está afectando un poco más.

Así funcionan las cosas en mi familia: ironía, manipulación, victimización y culpar al otro.

Por eso prefiero hacerme yo mis cosas: cocinarme, movilizarme, ser autónoma e independiente. Xq así, evito de forma saludable el estar muy ligada a mi mamá y el malhumor de mi hermana. Porque encima, según sus palabras, “Cuando no estás mamá y yo nos llevamos de mil maravillas, pero cuando tú estás, no puedo romper esa conexión q tienen”. Según mi doctor, eso son celos. Según yo, a mi hermana le fastidia hacer cualquier favor q tenga q ver conmigo.

Y x eso prefiero el internado: allá tengo con quien conversar, hay CONTACTO entre las personas d la forma más pura: hablando y mirando a la cara, no evitando mediante la tv, el celular o la computadora q si bien acerca a la gente q está lejos, aleja a la gente q está cerca. Antes evitaba el contacto directo, por ello me sentía sola, y por ello me refugiaba en el internet para no sentirme tan sola. Al final sí lo estaba xq igual no me tenía a mí ni a ninguna persona "de carne y hueso", sino sólo a la pantalla q me respondía amigablemente. Ese es el lado malo de las amistades virtuales: no hay contacto. Allá siento q pertencezco, q me quieren, q soy parte del grupo y q lo q sucede me concierne. Me divierto un montón con las chicas, río y converso con soltura como nunca antes en otro entorno (Creo). Eso, para mí, es sentirse bien. Eso es una familia.

Pero por otro lado están también las cosas q me gustan d aquí afuera: cosas q si bien no son del todo saludables, me entretienen, me jalan, xq tb soy un ser humano y he tenido un fuerte apego a ellas no hace mucho. El internet, los dulces, el teatro y los amigos...

Me siento inferior y triste muchas veces en los ensayos xq no puedo salir con ellos (Mi hermana tb está en ese grupo). No me siento perteneciente al grupo, ni una relación de confianza con ninguno (Ni siquiera mi hermana q anda en otra onda). Pero me encanta estar en los ensayos, aunq sea verlos y conversar de tonterías en ese espacio (Xq al menos sé q no va a ser para siempre esta situación). De hecho, tengo bastante interiorizado el q ahora el teatro es una responsabilidad mía.

Y es x esa autoexigencia q me he generado muchos problemas estas últimas dos semanas.

Para q se entienda la confusión en la q estoy, mis pensamientos por los cuales hago las cosas (Creencias) son estos:

- “No puedo fallar. No puedo faltar a los ensayos. Si la obra sale mal, va a ser por mi culpa, xq soy la q menos se ha preparado. Por lo tanto, TENGO q ir a los ensayos”.
- “No merezco estar afuera, ensayando para una obra de teatro. Debería seguir dentro del internado como las demás chicas”.
- “Tengo q quedar bien con todos. No quiero q nadie se moleste conmigo, x eso he de complacer a todos, conciliar y llegar a un equilibrio”.

Ninguno de estas creencias son malas per se (Excepto la segunda en la primera parte, xq después d todo es bueno estar en el internado). Lo malo viene cuando las confundo y las llevo al extremo.

Si no puedo fallar, entonces a cualquier error q tenga voy a sentirme recontra culpable y miserable. Voy a hacer lo q pueda para no fallar(me)(le a nadie). Y esto tiene q ver con las otras creencias: tb tengo q estar en el internado! Pero eso significa no estar en los ensayos...

Entonces, llegar a una conciliación o quedar bien tanto con el director d la obra como con mis psicólogos.

No es malo llegar a un equilibrio, el problema viene cuando todo empieza con las exigencias q en mi caso este equilibrio implica. Estoy olvidando q “no puedo quedar bien con todo el mundo” y “me puedo equivocar”. De por sí, mbas cosas son un poco opuestas y por ende en algún momento la balanza va a tener q ir hacia uno d los lados, sin q signifique q prefiero a ese lado y no al otro.

Ahora: yo QUIERO estar en la obra. Y QUIERO salir a los ensayos, xq como dije, aunq la situación en mi casa y con la gente es un poco triste, ME ENCANTA ACTUAR, me divierto un montón. No deseo algo positivo desde hace mucho tiempo. Me hace bien. Y obviamente afuera hay más libertades para hacer algunas cosas q adentro no se pueden hacer xq hay horario para todo y limitaciones xq no tengo nada a mi alcance y tengo q estar pidiendo permiso para todo (Y a veces las terapias grupales aburren). El problema d esto está en q eso me obliga a “tener q quedar bien” con mis psicólogos para q me dejen salir. Es decir, hacer méritos, mostrar q estoy bien y q puedo con el peso de las cosas q estoy haciendo ahora. Me da TERROR q me digan q ya no puedo salir a los ensayos (Xq haría mal mis escenas) o de frente q no puedo estar en la obra. X eso me he esatdo tratando d convencer d q todo anda bien y lo puedo manejar todo aquí afuera, q soy capaz, y a la vez q puedo continuar con mis actividades como paciente. Es decir, probarle a las personas q soy PERFECTA.

No dije en el principio de este post q no estoy tan bien como quisiera?

De alguna u otra forma se tenía q manifestar este malestar. He aquí el desliz:

Los ensayos de los miércoles por lo general duran hasta tarde y llego a mi casa luego de las 11, 11 y media pm. Me fui sola a mi casa xq “mi hermana tenía q trabajar” y mi mamá estaba dictando un curso. Como sudé, me metí a bañar, pero había dejado mi sesión de facebook y msn prendidos (Aunq en modo no conectado). Cuando salí d bañarme ya eran cerca d las 12, y antes d acostarme se me ocurrió cambiar mi nickname a uno q le hiciera publicidad a la obra (Y por qué no admitirlo? Llamar la atención d alguien para q me hable y así no me sintiera tan sola. Por lo q parece, mi intención tb era la d quedarme ahí un rato más). Cambié mi estado a conectado y lo desconecté al toque. Y sí, me habló alguien: Nelly, mi psicóloga oficial.

Me invadió el terror cuando leí lo q dijo: “Cristal, no me parece q estés conectada a estas horas, tú tienes un horario”.

Por mi mente pasó esto: “Me va a regañar. Me va a decir q ya no puedo ir a los ensayos. Me va a quitar el permiso para la computadora”.

Q hice?

LE MENTÍ.

Le dije q era mi hermana en mi cuenta, q me estaba haciendo el favor d cambiar mi nickname.


Yo no soy una mentirosa. Si hay algo q he dejado d hacer xq sé q es algo q me destruye y me imposibilita conseguir la confianza d los demás y lograr cosas verdaderas es justamente eso, la mentira. Procuro con todo mi alma decir siempre la verdad, directamente. Ya no más medias tintas como las q me ha enseñado mi código familiar, ni más “mentiritas blancas” encubridoras d malos comportamientos. Pero en ese momento, mentí por impulso. Por miedo a perder los beneficios q estaba teniendo.

Le dejé un papelito a mi hermana en el q le pedía q fuera mi cómplice y en caso d q Nelly llamara a mi casa a la mañana siguiente, dijera q sí fue ella. Pero cuando estaba acostada en mi cama decidí q no podía hacer eso, xq eso sería mentir. Es una tontería, realmente no es una mentira gravísima del tipo “no vomité” o “no comí”, pero le mentí a mi terapeuta. No podía dormir. Me di cuenta d q había sido muy tonta, ¿¿¿¿¿¿Cómo podía haber mentido así?????? ¿Qué es lo peor q me podía haber pasado? Q Nelly me regañara un rato, pero iba a entender xq había llegado tarde a mi casa. A lo sumo me iba a poner alguna medida educativa, quitar el msn o poner en terapia de silencio (Siendo exagerada). Pero lo q hice, mentir, contenía consecuencias aún peores. ¡Qué tonta fui!

Pero quedarme con la consciencia sucia no lo iba a tolerar. Sabía q había hecho algo malo. Y por eso decidí q al día siguiente le contaría al Doctor Jesús, mi co-terapeuta, lo q había pasado.

Y eso hice. Le dije la verdad. Podía haber seguido con la pantomima y evadir la reprimienda de Nelly, y el castigo. Pero los castigos son temporales, en cambio el daño q me podía haber hecho el cargar con mi conciencia sucia, a la larga, me iba a hacer seguir mintiendo y poco a poco tener un muy mal concepto de mí misma, y entonces recaer. Y eso no quiero. X eso dije la verdad.

Consecuencias: Sí, fue una falta. Estoy en terapia de silencio, es decir, no puedo hablar con las chicas. Esa terapia sirve para analizar a fondo las cosas q me suceden o q hago. Muy distinto es una incomunicación, en la q se pierde todo beneficio (No se puede ni hablar con los psicólogos ni las técnicas) y sí se considera como castigo x haber hecho algo malo.

Lo extraño d todo esto es q, en contra d mis pronósticos, por indicación de Nelly (Q está d viaje) NO PIERDO MIS ENSAYOS. Así q he seguido saliendo, y como nunca todos los días d la semana. Xq antes x esa presión d tener q hacerlo todo bien pedía permiso para estar en cada evento de la obra hubiera, y Nelly se dio cuenta y me dijo q me detuviera a pensar (Y me puso en terapia de silencio la semana pasada), q estoy internada todavía y q quiero quedar bien con todos xq tb estoy asumiendo mis responsabilidades dentro de casa.


El punto es q me siento mal xq “debería castigarme quedándome ahí dentro y no saliendo a los ensayos, x qué me premian por haerme portado mal?”, pero “sí quiero estar en los ensayos y me pone contenta no haberlos perdido”. Conclusión: NO ME ENTIENDO (Necesito una terapia pero ya! xD)

Lo único q entiendo es q me encanta q me castiguen. Xq normalmente mi mamá no lo hacía, así q yo misma me ponía los casitgos: "no comas, no bailes, no duermas, vomita, no hables". Ese es mi lado masoquista. Hoy quise castigarme no yendo a mi ensayo (Xq volví d nuevo a Cieneguilla, llego allá en la mañana y me regreso en la tarde, 2h30min el trayecto en bus), pero como me di cuenta d q estaba haciendo eso por castigarme y quedar bien con los psicólogos xq "eso es lo q tendría q hacer ya q me porté mal", terminé volviendo a Lima.

Todo esto tiene su origen en mi descontento, ¿Se nota cómo una cosa influye en la otra?

Y es q ese es el ciclo: primero, me miento a mí misma. Y cuando yo creo mi mentira es q empiezo a mentir a los demás.

domingo, 17 de octubre de 2010

Miedo d nuevo


Van como tres veces q empiezo este post.


Va casi un mes desde mi ultima entrada.

¿Por qué me demoré tanto en escribir?

Lo q digo siempre: “lo postergué con la excusa de la falta de tiempo por los ensayos y las actividades q tenía q hacer”.

La verdad?: EVASIÓN.

He estado queriendo evadir algunas cosas q me duelen. Al no tener q hablar conmigo misma, hacer un examen de conciencia y en vez d eso, al estar distrayéndome con lo de los ensayos y el mes de aniversario de la institución, no he encarado aquellas cosas q están pasando en mi mundo actualmente y por las cuales siento miedo.

Las cosas simplemente marchan. A veces tranquilas, yo voy relajada, confiada y supero los obstáculos. A veces, van difíciles, teniendo yo que lidiar con discusiones, decepciones, errores y tentaciones.



Definitivamente cada momento q paso aquí en mi casa es una constante lucha entre mi razón y mi enfermedad.


Estoy partida en dos, y felizmente en estos momentos mi parte objetiva y sana está más fuerte q la otra... Pero me atemoriza pensar q no siempre será así, y más xq a veces siento resurgir aquellas fuerzas q me hacen tirar pa'bajo. Sobretodo con el tema de mi cuerpo y la comida, ¡Las posibilidades se amplían tanto! Eso me asusta. Tengo miedo de comer de más, luego de comer, luego prefiero no hacerlo pero lo hago y me siento bien xq fui responsable conmigo misma, y al rato me viene el pensamiento d q me vendría bien bajar algunos kilitos xq si bien estoy en mi peso y no se me ve gorda realmente, estoy acostumbrada a verme pequeñita y me gustaría volver a estarlo.

Temo. Xq las voces me susurran, sobretodo aquí afuera. Allá todo es más fácil, no busco escapar y no me preocupa el futuro. Vivo el presente, es rico comer, me divierto con mis “hermanas”, disfruto de las bromas y actividades dentro de la casa. Pero aquí...

Me da miedo. Algunos días recuerdo las sensaciones q tenía, esa desesperanza y ansiedad tan terribles q me carcomían y me hacían tener conductas tan locas... Y me dan unas aganas d llorar...! ¿Cómo pude estar así?, me pregunto. ¿Cómo me pude hacer todo eso? ¿Cómo aguantaba tanto tiempo con esta agonía?

Y sí, sigo sintiéndolo. Menos veces, y menos intenso. Pero ahí está. El mismo monstruo inmortal al q he logrado domar, pero q a mis espaldas teje un plan para escapar de su celda y volver a doblegarme.

No he sido del todo sincera conmigo misma. He querido ver las cosas demasiado positivas para d alguna manera dar esa impresión sobretodo a mis terapeutas y familia y entonces q me dejen estar fuera, q me den confianzas, y así quizás preparar el terreno para hacer las cosas a mi antojo. Mala señal. De esto hablé en mi post pasado.

Sin embargo, me salen frases como “es como si no hubiera pasado nada y estuviera en la época en la q comía normal x inercia”, pero no es así. Sí ha pasado casi 1 año de internamiento y he aprendido muchas cosas, xq a pesar d q paso por momentos tristes, puedo sobreponerme. Si encuentro una diferencia entre la Cris de antes con la d hoy es q ahora me doy cuenta d cuando me quiero agredir, y me detengo a pensar y me convenzo realmente d q esa no es la forma de resolver nada porque no estoy atacando el problema directamente. Cuando siento que mi cuerop no me agrada recuerdo q tengo distorsión de la imagen y q es muy probable q esté sobredimensionando, o q el hecho d q no me guste no significa q esté bien. Y me tranquilizo.


De hecho, me sorprendo, xq en estas semanas he pasado por situaciones en las q sí me he sentido mal. Durante ensayos, hace unos días por ejemplo, en q me tenía q probar ropa. De estar en talla infantil ahora estoy en una talla normal de señoritas, y es un poco duro aceptar q me veo bien a pesar d no estar en esas condiciones. Aún confundo un poco eso de “recuperar peso” con “subir de peso”. Pero me pongo apensar en lo q ahora sí tengo y antes no tenía, esa alegría d vivir y cariño hacia mí misma, y recuerdo q estos meses y todo este esfuerzo vale la pena. Vale la pena no tener el cuerpo de una modelo top model y verme más bien como una chica normal, pero sentirme bonita, valiosa y capaz. Eso vale mucho más q una figura.

Ahora, el punto está en reconocer de dónde me viene ese estrés. Qué es lo que realmente me está molestando, Cristal?

  • Me hicieron otra entrevista, q salió publicada en un periódico bastante leído en Lima.
  • Me enteré d q gente como mi ex sabe de mi enfermedad y me conmovió q se interesara y le importara mi estado;
  • El hecho de asumir más responsabilidades con mi vida, el manejarme sola por la ciudad y tener mayor alcance a los alimentos-dulces;
  • El hecho d q x esto de estar saliendo las chicas de La Casa prácticamente me están dando de alta y yo no quiero irme de ahí aún, y encima con lo de los ensayos siento q me estoy perdiendo de muchas cosas q pasan allá, como por ejemplo las actividades de este mes de octubre q es el aniversario de la institución.
  • Mi relación con la comida. Mis miedos y mis conductas. Las veces q como un dulce xq ME ENCANTAN LOS DULCES y disfruto como loca un chocolate o un postre... hasta q recuerdo q me salí de mi régimen. Q x eso se pueden molestar conmigo y quitar beneficios, o mantener internada más tiempo (Q acaso no es lo q quiero?). Y peor aún: el hecho de pensar, a veces, q fue demasiado, q así voy a engordar y q no debí haber comido eso. Q tengo q hacer dieta, restringirme alimentos, q nunca más lo haré, y contadas veces pensar q si lo vomito no pasa nada. Esta última parte se esfuma al toque xq felizmente a los vómitos no los tengo tan profundamente instaurados e inmediatamente recuerdo q vomitar es autoagredirme y esa no es mi intención, xq no quiero sufrir. Pero me cuesta mantener a raya mis ganas d hacer desmanes con mis ingestas, re-ordenar lo q como, de forma q gaste calorías, coma “menos” (según yo), me alimente mal y finalmente adelgace.
  • Los ensayos de la obra. Mi autoexigencia: no hacerlo tan bien como me gustaría hacerlo y creer q por eso soy pésima. Irme a los polos. Y por una parte, no poder compartir con mis amigos un almuerzo o una cena, ni salir a reuniones con ellos. Estar supeditada a permisos y restricciones por el tratamiento (Lo cual vengo superando bastante bien xq entiendo q es temporal, pero aún a sí a veces molesta).
  • Mi situación familiar. No es q mi familia haya cambiado mucho, es más bien mi actitud hacia sus cosas lo q ha mejorado y me afecta mucho menos. Ya no me altera el mal humor de mi hermana o las quejas de mi mamá como antes, aunq tp estoy diciendo q no me afectan. Sumo q tengo la sensación d q mi hermana no quiere estar conmigo xq prefiere a sus amigos, y q el fin d semana pasado mi papá me dijo algo bastante delicado q me afectó y no pude hablar con mi psicólogo xq no me atendió. Me molesta estar en medio de mis papás, ahora q veo las cosas no sólo desde mi punto de vista sino desde el de mi padre tb, puedo comprender q él no es malo como yo creí x tantos años y q mi mamá está muy equivocada y hasta obsesionada con este tema. La contradicción de ella como profesional y ella como persona-madre-ex esposa. Prometo desahogarme en otro post, xq sé q d esto tengo para preocuparme un buen tiempo... Lo resumo con q no quiero q mi papá termine en la cárcel por cosas q yo ya perdoné (Pero q mi mamá y hnos no), y tp quiero vivir d un dinero a costa del bienestar de mi papá y su familia. Para variar, el asunto familiar es un gran factor mantenedor de mi enfermedad, y seguirá siéndolo mientras no se resuelva este tema.
  • Mi situación social, xq si bien esto del aislamiento es algo temporal, a veces me fastidia.

En fin, cosas simples q para mí (Cuándo no) se hacen un mundo. Me da cólera q todos mis problemas, incomodidades, ansiedad, preocupación, miedo, incertidumbre, frustración, TODO, termine manifestándose a través de la comida. Q se canalice mediante ella, como si fuera la única via de escape existente.

X eso es q me siento inferior al resto, “limitada”. Cuando veo el lado negativo de tener TCA lo siento como una desventaja. Xq tengo q estar pendiente de muchas cosas, q me tengo q cuidar d lo q me puede hacer caer...

X q me gusta verlo así, como desventaja? No necesariamente lo es! Por qué no mejor veo el otro lado de las cosas?

Cristal, tener TCA tb es una ventaja, xq me doy la oportunidad de detenerme a observar el mundo y a mí misma. Tengo suerte de decidir y volver a empezar. Tengo suerte de seguir viva, de saber q hay futuro y q estar bien vale la pena, sobretodo xq conozco lo q es estar mal, muerta en vida, y ahora q capto la diferencia entre lo q significaba para mí “estar bien” antes con el “estar bien” ahora.



(Creo q voy a pedir más restricciones... No puedo estar tanto en internet, quiera o no entro y leo blogs d chicas q están mal, y me viene esa desazón terrible de antes q me enferma... Mejor me alejo).

lunes, 20 de septiembre de 2010

Estoy mintiendo(me)!


Si no me siento la peor cosa del mundo, estoy volando por los cielos como Superman. Me voy a los extremos, para variar. Me cuesta todavía mantenerme en un centro…Me pongo contenta con pequeños logros como dejar d hacer algo q en otros tiempos me enviciaban, o mantener la cordura cuando entro sola a la cocina y usar bien el baño a pesar d los recuerdos q me traen los inodoros. Pero a veces me paso al lado de la soberbia y pienso q “estoy muy bien”, porque mantengo el control, porque me dejan salir y estoy ensayando, xq he tenido muchos logros y qué sé yo qué más…


Tan bien estoy q “no necesito apuntar las cosas q me pasan ni mis emociones, porque basta con q las piense y sienta un rato”. Es más, “estoy tan bien q me doy cuenta d los errores d las demás chicas y sé q se podría hacer en esos casos… después de todo, a mí nunca me ponen medida por portarme mal o cometer alguna falta. Al resto sí. Siempre estoy contenta, no me meto con nadie”. Por supuesto, soy perfecta, no?

No me voy a hablar mal a mí misma porque ya me di cuenta d q eso es justo lo q estaba a punto d hacer. Antes me maleteaba con fuerza, ahora al menos sé q hay otras formas de hablarse a una misma…

NO, CRISTAL, no eres perfecta. Te sigues equivocando, sigues ocultando cosas, sigues teniendo TCA.

Ouch.

Touché.

Basta con q coja mi diario, mi lapicero, y me meta dentro de mí, o sea, haga lo contrario a lo q he estado haciendo en estas semanas: dejar de evadir y ser honesta conmigo misma.

¿Qué es lo q t está pasando? ¿Qué es lo q no quieres ver? ¿Qué es lo que pretendes tapar con tanta sonrisa y socialización? ¿Qué tiene d malo el introducirte en ti misma y observar las cosas q estás haciendo, pensando y sintiendo?

Quizás me cansé d hacerlo en algún momento xq lo hacía muy seguido desde hacía un tiempo, y sí es agotador. Pero Cris, hay q ser constantes! Si lo dejas a medias, como el resto d cosas, no vas a sentirte bien! Aquí se trata d eso, sentirse bien. Lograr esa satisfacción y tranquilidad q logro cuando estoy en orden. Si dejo muchos papeles encima del escritorio, se van a mezclar y llenar d polvo! Acaso no has aprendido eso en estos meses q has estado limpiando el jardín y la sala? Todos los día caen hojas y polvo!

La prueba la tienes delante de ti, en tus compañeras. Es horrible compararse (Como es horrible hablar de las demás o fingir estar bien todo el tiempo), pero tú misma te das cuenta d q hay una diferencia entre ellas y tú (Ok, quizás es mi percepción, “soy inferior a ellas”). Ay, lo q pasa es q veo cómo se esmeran en hacer sus tareas, registros de pensamientos, se ponen metas, y se organizan tan bien q logran cumplirlo todo con buenos resultados…

... Y yo, por “floja”, no lo hago, y por eso me siento mal! No, tú sabes q no es flojera!

No, pues. Es en realidad, evitación. Creo q no soy responsable, por eso trato de comportarme de esa forma y no logro muchas cosas buenas; así confirmo q es verdad esa tontería y cada vez me comporto más y más irresponsablemente. Creo q me estoy sobrando, por ende, “soy una soberbia”, y procuro mantener la imagen d q todo está bien y puedo con todo. Pero la verdad es q en el fondo estoy pensando “Me creo y me hago la muy muy pero en realidad soy un asco”. Me siento mal conmigo misma.


Por eso me comparo. Por eso hablo de lo q pienso d las demás, alardeo de conocimientos y me meto chismosamente en cada situación q ocurre en la casa (Q si se rompió algo, q si alguien va a salir a su casa, que quién lloró o qué le dijo Fulana a Mengana).

Y qué es lo q estoy haciendo con todo esto? DISTRAERME. Pensar en otra cosa. No ver eso q sigue ahí y q me duele aceptar. Para compensar de forma inmediata el q me siento mal conmigo misma y taparlo con placer inmediato. Como hacía con la anorexia y a bulimia. Evitar, evitar.

No estoy tan bien como muestro. Algo me fastidia, algo me da miedo. X eso lo oculto creciéndome.

Me da miedo cometer algún error, por mínimo q sea, y q con eso me quiten mis salidas. Por eso me porto bien, trato d hacer méritos. ¿Por qué me da miedo que me quiten cosas? Porque una d las creencias más fuertes q tengo es q “no merezco nada”, y cada vez q me equivoco o hago sentirse mal a alguien, “soy un asco”.

Y entonces, si no hago las cosas tal y como me propuse, si me salgo del margen menos de un milímetro, es decir, si las cosas no salen como yo espero, entonces está mal. ¡Y no, no es así! ¡El hecho de q no sea blanco no significa q sea negro! ¡El hecho de q no sea lo q esperaba no significa q esté mal! ¡Puedo equivocarme, no es lo peor q me puede pasar!

El saberme expuesta a riesgos me asusta. ¿A quién no? Quiero hacer las cosas bien no sólo por perfeccionismo, sino tb por necesidad de aprobación de mi familia y mis terapeutas. Es comprensible. Por eso los errores q puedo tener los minimizo como si no fueran la gran cosa, los oculto e incluso las bloqueo (“olvido”). Pero ahí están. Las cosas q me molestan y asustan siguen ahí xq existen x más que quiera creer q no, y nada puede borrar su existencia excepto el enfrentarlas.

Es lindo estar en casa. Pero a veces lo odio. Xq extraño el ambiente de seguridad y control de allá, xq extraño (Cómo no) a mis compañeras y cada surrealismo q ocurre en La Casa. Es un mundito cerrado tan exclusivo q reconforta. Y aquí lo siento todo tan amplio q me asusta… Los límites están tan lejos…! Y entonces, vienen los recuerdos d las cosas q hice, y en contraste con La Casa lo veo todo tan al alcance q me aterro!

He tenido mil veces pensamientos de recortar mis alimentos. Esos los tengo todos los días y se me hacen bastante normales xq me susurran invariablemente, sé q he aprendido a repetírmelos y q no necesariamente esa es mi intención así q no tengo x q’ alarmarme. Lo q me alarma es el tener pensamientos de vómito. Ahí sí q entro en aprietos, porque aunque los tengo con mucho menor frecuencia y son mucho más recientes q los otros, fue gracias a ello q terminé tan mal.

Me he encontrado pensando q podría vomitar. Que podría urdir un plan para hacerlo. La diferencia es q no he sentido las ganas… Bueno, sólo una vez. Xq me sentía culpable x haber comido un extra fuera de mi régimen (Antojos). No son los pensamientos q tenía antes de q era la única solución para mi gordura, xq no me siento gorda ni tp creo q es una solución para nada. Sí se me ha pasado el “esto pasaría, aquí podría, ahora podría”, y cuando regreso del baño a donde mi familia me acuerdo de los momentos q en hacía lo mismo luego d vomitar. Me sentía vacía, pero sucia. Ahora regreso llena, satisfecha. Pero insegura, con miedo.



Me da miedo q sepan estas cosas. Me siento defraudada de mí misma, xq sigo teneindo pensamientos sobre la enfermedad, tengo la creencia: “nunca voy a cambiar”, hasta mi doctor me dijo con todas sus letras que es un hecho que voy a recaer en algún momento, y como “siempre estaré enferma” me creo una víctima. “En algún momento regresará, y lo hará con más fuerza”, y por eso “soy un asco”. Porque “soy una maldita anoréxica purgativa”.

Por eso me oculto. Evito. Me enfoco en los problemas de mis compañeras, me hago mariposas mentales con pantalones, no hago mis tareas y registros a tiempo, me arriesgo en mi casa (Entro sola a la cocina, me sirvo, intercambio un alimento por otro), me meto en conversaciones ajenas, leo, me enfoco sólo en mis logros…

No quiero volver a ese infierno. No quiero volver a ser esclava de unas conductas y sensaciones q no me llevan a nada bueno. Quiero sentirme bien, como en estos meses he aprendido a sentirme. Así rindo mucho más, así me siento satisfecha conmigo misma y nada, ni siquiera la delgadez extrema, puede hacerme sentir eso. Me gusta sentirme orgullosa y contenta conmigo misma porque me dan ganas de seguir viviendo. Es lindo vivir!

Pero pareciera q estoy desesperada por hacerle creer a todo el mundo q estoy bien, que nunca más caeré en esto… Pretendo hacer creer q basta con mi intención de estar bien. Y lo peor, temo q esto sea un truco maquiavélico más de la enfermedad para q en el momento menos esperado vuelva a mis conductas sin q nadie se de cuenta. Nadie lo sospecharía DE MÍ, “la chica perfecta.”

YO NO QUIERO TENER CONDUCTAS! NO QUIERO VOLVER A HACERME DAÑO!… Pero tengo miedo d q en algún momento mi intención de no vomitar y alimentarme ordenada y saludablemente sea más débil q mi malestar y mi distorsión, y entonces “tenga q volver a mentir para lograr al menos sentir ese pequeño placer, ya q no consigo sentirme bien conmigo misma”.




Ajá. Es eso. Estoy en contradicción. En lucha. No quiero, pero tengo miedo de querer en algú momento.

Busco sentirme bien con mi físico cuando no me siento bien con mi interior. Por ende, puedo evitar recaídas (Es decir, sentirme insatisfecha con mi figura) haciendo cosas por sentirme bien conmigo misma.

¿Cómo evitar completar mi plan maquiavélico? ¿Cómo boicotear a mi propio boicot?

¡HABLANDO DE ESTO!

Entonces, así se evitan recaídas y resbalones: Ocupándome de temas relacionados a mi autoestima y los problemas q puedan estar surgiendo en mi entorno y dentro de mí (Creencias, dificultades sociales), es decir, enfrentando mi realidad con objetividad, paralelamente con el trabajo de mi imagen corporal.

Esto es lo q siento acerca de mi cuerpo: Me gusta. Porque me sirve. Porque es noble, completo, sano, macizo. Es un buen cuerpo. Me gusta mi forma en un 75%. Lo q no me gusta es x distorsiones, cosas no reales.

Y todo esto lo he descubierto escribiendo ^^.

(X eso es q ahora paro con mi diario de arriba a abajo :> )